~ Estrechas Amistades. ~

Ir abajo

~ Estrechas Amistades. ~

Mensaje por Invitado el Miér Feb 13, 2013 11:50 pm

☼ ¡Una inesperada Bienvenida! ¡Sorpresas y más Sorpresas! ☼

~ Ya era de día, un sol comenzaba a nacer en medio de las nubes y resplandecía con furor la aldea. La fuerza del viento se vio disminuida, se sentía una brisa muy cálida, los aldeanos quienes empezaban a ordenar sus puestos de trabajo honrados de sentir aquel abrazo que daba el nuevo día en Sunagakure.
Mientras que caminaba a pie firme con mi mirada a los aldeanos intentando reconocer gente de aquella época donde su mayor diversión era el hacer sufrir a otros con esto me refería a las guerras y al trágico pasado. La mayoría de ellos no tomaba en cuenta mi rara vestimenta otros se sorprendían al verla, nuevamente mi cara era cubierta por la sombra que ocasiona mi sombrero; ¿Cuanto tiempo sin ver esta clase de gente?...

- ¡...!

El silencio dominaba al sombrío caminante esta vez no deseaba entablar alguna conversación por el momento solo seguía recorriendo y conociendo lo que veía casas construidas con un material muy común en la aldea y su estilo al parecer era peculiar; pero ese no era el problema ¿Había problema? no daría una gran caminata por solo curiosear lugares que no lo relacionan; Un personaje llego a sus oídos después de todo, y quién sera...

- ¡Esta vez deseo una bienvenida diferente! *soltó una pequeña sonrisa para ambiental-izar su estado de ánimo*

Unos niños llegaron a tropezarse con el sombrío caminante, tenían un balón en manos que al momento del impacto cayó a mis pies. Eran 2 amigos no obstante recogieron el balón enseguida sino que se quedaron perplejos al verme, esta vez me puse en cuclillas para recoger el balón y darse los; pero ese no es el tipo de Alucard.
Más bien su sombre era la clave para ocasionar el resultado que deseaba el atemorizan te personaje, después de haber recogido el balón este le sonríe y le extiende la mano con el balón su mirada no se notaba hasta que decidió activar su doujutsu darle un toque siniestro tipo demoníaco para asustar a los pequeños niños lo cual su principal reacción fue huir del escenario dejando atrás su balón.

- ¡Jajaja! ¡Siguen siendo los mismos... no han cambiado en nada esta sociedad!

El sol ya estaba en su lugar y todos los que se encontraban en el entorno comenzaban a moverse como los días anteriores. Yacía parado descansando y observando una torre diferentes a las otras con un símbolo muy reconocido y respetado ¡Exacto! Nada más ni nada menos que el "El despacho del Kazekage" sus ojos estaban en aquel lugar. ¿Qué deseaba o que buscaba en ello Alucard?...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.